El camino hacia un futuro sostenible

El Día Mundial de la Educación Ambiental, el 26 de enero, surge de la necesidad de concienciar a la sociedad acerca de la importancia que tiene la influencia del factor humano en la conservación del planeta. Esta jornada tiene su origen en 1975 en la ciudad de Belgrado donde se establecieron los principios de la educación ambiental incluido en el marco de las Naciones Unidas y se publicó la carta de Belgrado con los objetivos medioambientales propuestos a nivel mundial.

También te podría interesar:

Recomendación: Podcast La Alforja

Educación para soluciones a nivel personal y institucional 

Sin embargo, en la actualidad, nos enfrentamos a diversos desafíos medioambientales. Un modelo muy presente es el de ‘comprar-usar-desechar’, que actúa agotando los recursos naturales y provocando contaminación del hábitat natural. Esto genera una necesidad de cambio hacia una cultura de producción de consumo responsable. Existen muchas opciones a nivel personal (algunas te mencionamos en este artículo), pero hace falta la curiosidad y acceso a información educativa para poder ponerlas en practica. 

A nivel empresarial e institucional el desarrollo de una estrategia de economía circular puede favorecer nuestro entorno y tratar el impacto negativo. Este modelo revoluciona nuestra forma de consumir y producir actual y está basado en tres principios fundamentales: eliminar residuos contaminantes, conservación de productos y materiales en uso y regeneración de los sistemas naturales. 

Además, la economía circular está directamente relacionada con el sector turístico, que se trata de un sector clave en la economía española. Por ello, debe marcarse como un objetivo la preservación de los recursos del territorio con el fin de avanzar hacia un turismo más sostenible, o ecoturismo, que permita la conservación a largo plazo de nuestro patrimonio cultural y natural. No olvidar que es la regeneración y el buen uso del capital natural que permite contar con destinos turísticos de calidad e innovación.

De nuevo, ya existen miles de opciones para implantar una economía circular y sostenible, por lo que para ponerlas en práctica las instituciones y organizaciones tienen que tener los conocimientos y habilidades adecuados para su aplicación. Así pues, todo es cuestión de educación.

¿Empezamos con lxs más pequeñxs? 

Por eso la intervención del sector educativo y la participación de docentes es clave para informar, concienciar y hacer partícipes en prácticas medioambientales a las generaciones futuras con el fin de frenar la problemática del cambio climático y respetar los espacios naturales favoreciendo el desarrollo sostenible. Y como siempre, hacerlo de manera divertida y atractiva ayuda al proceso de aprendizaje. Es por eso que en el proyecto ClimArte nos enfocamos a la educación ambiental a través del arte. Pero desde LMxC fomentamos la educación ambiental en todas las generaciones y es uno de los objetivos de La Feria del Clima de la Manchuela. Cada año, durante un fin de semana, los asistentes del evento tendrán la oportunidad de aumentar sus conocimientos sobre el cambio climático y la despoblación a través de diferentes actividades y conectar con iniciativas que apuestan por un mundo más sostenible.

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

Nos encantaría mantenerte informado con nuestras últimas novedades 😎

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información sobre la subscripción.