Una sociedad más saludable es posible cuidando la tierra

Estos últimos meses, el estado de la salud humana ha dado un giro de 180 grados. El virus del COVID-19 ha puesto el mundo patas arriba en pocas semanas. Sin embargo, la pandemia no es más importante que la función de los ecosistemas para asegurar el bienestar humano, tanto físico como mental. Hoy, el día 7 de Abril, es el día mundial de la salud y por eso queremos dar una vuelta a este tema.

También te podría interesar:

Registrate: Evento de inauguración online

¿Un ecosistema? ¿Para qué sirve?

Desde el ozono que nos protege del sol hasta las abejas que polinizan nuestras flores de almendro, los ecosistemas nos permiten vivir en este planeta. La lista de los servicios que nos aportan los ecosistemas es enorme ¿De dónde viene el aire fresco que respiramos si no es del océano y los árboles? Los bosques además nos aportan el agua limpia que consumimos. Los ciclos del planeta aportan agua y nutrientes a las plantas que comemos y de las que obtenemos nuestras medicinas. Es obvio, no podemos existir sin la naturaleza.

Además de todo esto, la salud mental de los habitantes del planeta también depende de estos servicios ecosistémicos. ¿Te has fijado que en las películas las naves espaciales tienen simuladores de entornos naturales? Sin la posibilidad de ver un bosque, escuchar pájaros, darte un baño en un río o cualquier otra actividad en la naturaleza nos volveríamos completamente locos. 

Por estas y muchas razones más, cuidar la naturaleza es cuidarnos a nosotros mismos.

La salud humana © La Manchuela por el Clima CC BY-NC-ND 4.0

Proteger la tierra nos compensa a todos, pero sobre todo a las zonas rurales

Los ecosistemas hacen que la vida humana merezca ser vivida, pero en su mayoría existen en las zonas rurales de todo mundo. Somos las personas de estas zonas las responsables de mantener el funcionamiento de estos bosques, pastos y ríos. Sin embargo, todos los humanos, vivan en la ciudad o en el pueblo, disfrutan de los servicios de los ecosistemas. 

Como ya sabemos, muchas actividades humanas provocan la pérdida de biodiversidad, la destrucción del suelo o el agotamiento y la contaminación de los acuíferos. Pero, si mantener el correcto funcionamiento de los ecosistemas es tan importante para nuestra salud ¿por qué los destruimos? La respuesta es simple: porque estos servicios ecosistémicos no generan un beneficio económico para las zonas que los sustentan.

¿Cuánto vale el aire que respiramos, y el poder subir a lo alto de un mirador y disfrutar del paisaje? ¿Y la sombra de un bosque o el papel de las ballenas en el océano? El valor es prácticamente incalculable porque de ellos depende enteramente nuestra vida. Desafortunadamente, a corto plazo es mucho más atractivo explotar los recursos naturales al máximo para generar ingresos que mantener los ecosistemas y sus servicios. 

Por eso, compensar a las comunidades rurales es un gran método para conservar la naturaleza. Esto puede variar desde incentivos para pasarse a la  agricultura ecológica, como en el caso de Fontvella a los agricultores del manantial de Sigüenza,  hasta pagar al propietario de un bosque por los servicios que el bosque ofrece a los ciudadanos, como en la Devesa de Rogueira en Lugo.

¿El cambio climático es una de las causas de esta pandemia?

El cambio climático complica mucho la capacidad de nuestro planeta para seguir generando servicios ecosistémicos como, por ejemplos, el control de las enfermedades. Un estudio de 2016 indica que casi el 60% de los servicios ecosistémicos del planeta se verán afectados negativamente por los efectos del cambio climático.

Pero unos ecosistemas saludables son la mejor barrera para evitar la transmisión de enfermedades. Estas barreras se están rompiendo por factores que degradan el medio ambiente, como el cambio climático. Estudios recientes relacionan los cambios en los hábitats producidos por el cambio climático con la dispersión de especies de murciélagos que han podido generar la pandemia que nos tiene a todos castigados en casa. 


¿Qué conclusión sacamos de esto? El dinero no puede medir el valor real de todas las cosas de nuestro planeta. Pero, mientras encontramos una manera de hacerlo, compensar a las comunidades rurales es el mejor método para evitar la despoblación y la degradación de la naturaleza, y así soportar la salud humana.

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

Nos encantaría mantenerte informado con nuestras últimas novedades 😎

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información sobre la subscripción.

1 comentario en “Una sociedad más saludable es posible cuidando la tierra”

  1. Jose Abarca Martinez

    El planeta se salvara si trabajamos por salvar el clima.¡ El trabajo y la insistencia en este objetivo será nuestra salvación. SOMOS CLIMA Y SOMOS PLANETA!

Los comentarios están cerrados.